viernes, 7 de diciembre de 2012

QUIERES NO TENER UNA INFECCION DE TRANSMISION SEXUAL?


SI NO QUIERES TENER UNA INFECCIÓN DE TRANSMISION SEXUAL
SIMPLEMENTE NO SEAS PROMISCUO Y CUANDO TENGAS UNA RELACIÓN SEXUAL SIEMPRE USA CONDON.  INCLUSO SI ERES MUJER, EXIGE A TU PAREJA EL USO DEL PRESERVATIVO.

NO SEAS PROMISCUO
 

El sexo es el medio por el cual la raza humana se proyecta hacia el futuro a través de los hijos y la familia.  El sexo puede proporcionar mucho placer y felicidad: la naturaleza lo planeó de esa manera para que así pudiera continuar la especie. Pero su mal uso o abuso acarrea graves problemas, incluso castigos penales y sanciones.

Igualmente la naturaleza parece haberlo planeado en esa forma.

La infidelidad por parte de un compañero sexual puede reducir en gran medida la supervivencia de una persona. Afecta a su salud, y en muchas veces la infidelidad sexual acarrea hasta la muerte.

La historia y los periódicos abundan en ejemplos sobre la violencia de las pasiones humanas despertadas por la infidelidad y la lujuria incontrolada.

La “culpa”es un mal menor. Los celos y la venganza son los monstruos mayores: nunca se sabe cuándo despertarán. Esta muy bien hablar de “ser civilizado”, “desinhibido “y y “comprensivo”, pero nada de lo que digas remediará las vidas arruinadas. El “sentido de culpa nunca será tan doloroso como una puñalada por la espalda o vidrio molido en la sopa.

Además, está el aspecto de la salud. Si no insistes en la fidelidad de tu compañero sexual y la tuya, los dos están arriesgando a contraer enfermedades y muchas de estas son incurables, traen mucho sufrimiento, problemas, rechazos, algunas hasta discriminación. 

Durante un periodo muy breve se dijo que todas las enfermedades sexuales estaban bajo control. Esta ya no es el caso si es que lo fue alguna vez. Hoy en día existen variedades incurables de esas enfermedades.

Los problemas de irresponsabilidad en cuanto a conducta sexual. La poderosa religión budista se desvaneció en el siglo séptimo. Según sus propios historiadores, la causa fue la alta promiscuidad sexual en sus monasterios. En épocas más modernas, cuando la promiscuidad sexual se generaliza en una organización comercial o de cualquier otra clase, puede advertirse que la organización fracasa. No importa que tan civilizadas sean sus discusiones sobre este tema, las familias, las parejas, se hacen añicos al enfrentar la infidelidad.

El impuso del momento se puede volver el pesar de toda una vida.  Incúlcate a ti mismo el respeto y amor por tu cuerpo. Protege tu salud y tu placer. Igualmente protege a quien amas.

El sexo es un gran paso en el camino a la felicidad y a la alegría. No tiene nada de malo si se practica con fidelidad y decencia.

Quieres ser feliz?

Amate a ti mismo, se fiel y ayuda al que necesita.

Tomado de: El Camino a la Felicidad
Una guía para vivir mejor basada en el sentido común.
www.camino-alafelicidad.org

1 comentario:

  1. Gracias por estas palabras...
    Esto me ayuda a seguir con mi recuperacion...
    me da mas fuerza..
    y con respecto al tema lo que me llego fue que si amas a alguien protegete y protegele...

    saludos

    Oscar Fernando

    ResponderEliminar